Cabecera Boyas Deriva

Boyas de deriva ( Drifters )

El estudio de las corrientes oceánicas y su patrón de circulación ha despertado un gran interés en las últimas décadas debido a su influencia en la climatología a escala global y consecuentemente en las repercusiones directas sobre las condiciones de habitabilidad. Los avances tecnológicos en los dispositivos lagrangianos que se usan para medir la corriente superficial, han permitido mejorar el conocimiento que se tenía acerca de la circulación del océano a nivel global. Gracias al gran número de estos dispositivos desplegados, podemos tener una visión sinóptica de la corriente superficial para todo el océano.

El Proyecto de Boyas de Deriva es un proyecto de colaboración entre el Instituto Canario de Ciencias Marinas y la AOML (Atlantic Oceanographic and Meteorological Laboratory)/ NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration). Desde el inicio de este proyecto en 1998 se ha lanzado una boya de deriva cada mes en la Estación Oceanográfica ESTOC situada a 60 millas al Norte de Gran Canaria.

Actualmente todos los datos procedentes de estas boyas están siendo procesados para establecer pautas en las corrientes subsuperficiales así como su estacionalidad y variabilidad en el entorno del Archipiélago Canario. Estos datos pueden ser integrados en modelos de predicción de objetos de deriva, con el fin de poder asesorar en caso de pérdidas humanas o de material en los accidentes marítimos.